Envío en 24 h / GRATIS desde 60 €

Beneficios de llevar al bebé en un fular o portabebés

Publicado el : 25/08/2016 01:26:05
Categorías : Fulares y anudados

Beneficios de llevar al bebé en un fular o portabebés

Llevar al bebé en un fular o portabebés favorece el bienestar general del bebé

El bebé se siente a salvo por la proximidad de sus padres. La confianza se reafirma llevando al bebé encima, ya que los bebés humanos han sido a lo largo de la historia, llevados en fulares o portabebés, aunque hayan nacido en países industrialmente modernos.

El calor, el movimiento, el olor y los sonidos (de la voz, del corazón y de la digestión) del portador, recuerdan al bebé el tiempo que estuvo en el útero de su madre. Este reconocimiento estimula sus sentidos y su bienestar. Los bebés llevados en un fular o portabebés están más satisfechos, sufren menos de cólicos y lloran con menos frecuencia.

Incluso, el hecho de llevar a un bebé prematuro atado al cuerpo en un fular le da la posibilidad de recuperar esta seguridad o cobijo que le faltó en el vientre materno.

El fular o portabebés ergonómico se adapta al desarrollo físico del bebé

Los bebés prematuros y recién nacidos ya pueden sacar provecho de ser llevados en una tela incluso hasta alcanzar la edad de 4 años.

La única forma de llevar al bebé sin interrupción adaptándose al desarrollo de su columna vertebral, es el fular. La posición que adopta agarrado con la tela es más adecuada que cuando simplemente se lleva al bebé en brazos.

La posición acuclillada de piernas separadas del bebé favorece el correcto desarrollo de los huesos de la cadera. El hecho de ser llevado así en el fular puede ayudar como terapia en algunos casos de luxaciones congénitas de los huesos de la cadera.

Gracias al movimiento continuo, la suave presión que ejerce el fular y la posición de rana de las piernecitas, se estimula la digestión y se disminuyen los dolores de barriga mientras se lleva al bebé. Los cólicos típicos durante los tres primeros meses de vida se pueden aliviar considerablemente.

Estimulo de los sentidos y de la competencia social cuándo el bebé es llevado

La proximidad en el fular no solamente refleja al bebé la seguridad dada en el útero materno, sino que también transmite información táctil y kiniesológica al sistema nervioso a través de la piel del niño. El bebé siente y descubre más de su propio cuerpo.

El movimiento producido mientras se lleva al bebé, estimula el sentido del equilibrio. Los impulsos del portador se transmiten al niño mientras este es llevado.

El niño participa de la vida cotidiana des de una postura protegida. Desde el fular o portabebés el bebé tiene una perspectiva mas clara de lo que ocurre a su alrededor que desde su carrito.

Ventajas del uso de un fular o portabebés para los padres

El llevar a su hijo, es una experiencia sin duda incomparable y hermosa, que une más a padres e hijos.

Un niño llevado está más satisfecho, llora menos y preocupa menos a sus padres.

El aprendizaje de las técnicas de anudar refuerza la autoimagen paterna, tanto de la madre como del padre, al ver que llevando al niño éste se muestra tranquilo y confiado.

Las manos de la persona que lleva al niño en el fular o portabebés quedan libres para cualquier tipo de actividad. Esto es practico tanto para las tareas de la casa, atender a los hermanos del bebé o hacer las compras como también para gozar de su tiempo libre de manera relajada.

Los obstáculos como una acera estrecha, bordillos, escaleras, caminos sin asfaltar o bien la arena en la playa, desaparecen sin esfuerzo con el niño en el fular o un portabebés. También para ir en autobús o en el metro resulta más cómodo en vez de llevar un cochecito.

Ventajas de un fular ante una mochila, bandolera, mei tai o pouch

Colocando el fular con el bebés en brazos la tela se ajusta cada vez de nuevo a la medida del bebé y a la estatura del portador. Así da suficiente soporte a la columna vertebral y la cabeza de un bebé recién nacido tal como para llevar un niño de más de 15 kg.

Los fulares son más comodos porque reparten el peso en los dos hombros. Abriendo la tela de los tirantes el peso se reparte en una mayor superficie.

Existen más de 30 maneras diferentes de colocar un fular así siempre encuentras una manera más cómoda o rápida según lo que necesites en un momento concreto.

Un fular es fácil de guardar en el coche o carrito porque cabe bien plegado en casi todos los bolsos para así tenerlo a mano siempre.

También se puede usar el fular como hamaca o columpio para niños pequeños después de usarlo para llevarlos.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)