Envío en 24 h / GRATIS desde 60 €

Recomendaciones para la alimentación infantil

Publicado el : 29/08/2016 18:11:26
Categorías : Salud y nutrición

Recomendaciones para la alimentación infantil

Proceso natural de la introducción de los alimentos

La leche materna es el alimento más adecuado para el bebé y la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses hasta y la lactancia materna mixta con otros alimentos hasta más allá de los dos años.

1-6 meses

Alimentación láctea exclusiva, ya sea materna o si por algún motivo fuera deseada leche artificial con una leche de inicio del nº 1. La leche materna es la manera más natural y adecuada de alimentar a tu bebé (ni agua, ni infusiones, ni la leche de vaca son beneficiosos en esta época).

Cada mujer tiene suficiente leche y puede amamantar a su bebé si lo desea. Si tienes algún problema, dolor o una duda búscate ayuda en un grupo de apoyo a la lactancia materna, tu matrona o pediatra.

Cada toma también es un momento de tranquilidad, cercanía y atención que os ayuda a conocer mejor uno al otro. La lactancia materna estabiliza y refuerza el vínculo ente madre y hijo y facilita el desarrollo emocional del bebé.

La lactancia materna a demanda. Es decir no manipular el intervalo entre las tomas ni la duración de las mismas.

La posición correcta del bebé en el pecho y la boca bien abierta en el pezón son la clave para una lactancia con éxito. Grietas y dolor en el pezón de la madre, tomas muy largas y déficits en el aumento del peso del bebé pueden ser consecuencias de una mala posición.

Sacarse leche materna: Te puedes sacar lecha a mano o con un sacaleches y usarla en otra ocasión. Recuerda que es mejor no usar biberones y chupetes hasta que la lactancia sea estable para evitar que el bebé se confunda con el pezón. Mejor dársela con una cuchara o un vaso pequeño. Es posible guardar la leche materna fresca hasta 24 horas en la nevera o congelarla y preservarla de esta manera hasta 3 meses en el congelador.

Biberones de leche de inicio nº 1: Si existe la necesidad de añadir leche artificial parcialmente o exclusivamente te informará tu pediatra sobre la preparación adecuada para tu bebé.

¡Atención! Antes de darle el biberón comprobar la temperatura (aproximadamente 32ºC). Si calientas la leche en el microondas asegurate de mezclar bien el envase antes de comprobar la temperatura ya que los líquidos se calientan desde el interior.

Según la APE (Asociación Española Pediatras) no es realmente necesario esterilizar los biberones en España/Europa pero a pesar de ello hay que limpiar cuidadosamente todos los accesorios para evitar que se creen hongos.

6-8 meses

Según la OMS (Organización mundial de la salud) el bebé debe continuar con la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses, retrasando así, la introducción de complementos sin ningún problema. A partir de los 6 meses puedes ofrecer a tu bebé otros alimentos para completar su dieta pero aún la leche materna es suficiente para cubrir su necesidad en vitaminas, minerales y fibras.

Señales que indican que un bebé está listo para comer otros alimentos son:

   · El bebé sabe aguantarse sentado el solito.
   · Ya tiene algún diente.
   · Se lleva cosas a la boca.
   · Señala con interés la comida.

Introducción progresiva de complementos alimentarios:

Continuar con la leche materna a demanda porque todavía es la mayor fuente de calorías, vitaminas y minerales para el bebé.

Es aconsejable introducir un solo tipo de alimento cada vez para conocer la reacción del bebé.

Recomendamos el uso de hortalizas frescas de cultivo ecológico porque tienen la mejor calidad y menos substancias nocivas.

La textura de alimento no tiene porque ser de tipo papilla. Los bebés pueden experimentar los primeros alimentos chupando por ejemplo trozos de fruta o verdura cocinada.

No hay ningún motivo de obligar al bebé de comer alguna cosa en concreto ni una cantidad determinada. Comer debe ser un placer. El bebé mismo sabe qué y cuanto alimento necesita en cada momento.

Cereales sin gluten: que se añaden a la leche materna o la leche del nº 2 y se pueden dar o bien en biberón o preparados como papilla con la cuchara. La cantidad de cereales se debe consultar con la enfermera de pediatría.

Frutas: Las frutas son una fuente importante de vitaminas. La fruta se prepara con frutas naturales inmediatamente antes de la toma. Las primeras frutas suelen ser: manzana, pera, plátano, zumo de naranja o mandarina y ciruelas. Con papilla de frutas triturados es posible añadir los cereales sin gluten o la leche que toma el bebé y calentar al baño maría. Es aconsejable introducir un tipo de fruta cada vez para conocer la reacción del bebé. Atención con los melocotones, frutos rojos y frutos secos porque pueden causar alergias y se recomienda esperar hasta un año de edad antes de dárselo.

Verdura: Limpiar y pelar cualquiera de estas verduras: patatas, judías verdes, zanahoria, puerro, calabacín, cebolla, calabaza, espinacas, acelgas,… El mejor método para conservar las vitaminas es al vapor o hervir poco tiempo en poca agua (para no perder las vitaminas en el proceso de ebullición). Una vez cocida la verdura, añadir un chorrito de aceite natural, no añadir sal. La verdura se puede triturar o dárselo en trozos. Es posible congelar la papilla de verduras y carne en porciones pequeñas y conservarlas para un uso más adelante.

Carne: Empezar con pollo y más tarde añadiremos la ternera, conejo, cordero,... Es importante fijarse en la calidad ecológica de la carne porque la carne convencional suele llevar muchas hormonas de crecimiento.

Tened mucha paciencia al introducir los nuevos alimentos. Si al bebé no le gusta una cosa se puede intentar de nuevo en otras combinaciones, a lo mejor la consistencia, la temperatura, la hora del día o los cubiertos no han sido de su agrado en este momento.

¡Atención! No introducir ni añadir a las papillas galletas, ni azúcar, ni miel, ni pan, ni sal, ni leche de vaca normal.

Al bebé le va bien masticar trozos de frutas o verduras pero hay que ir con mucho cuidado que no se ahogue con un trozo pequeño.
 

8-10 meses

Continuar con la leche materna a demanda.

Continuar con las la fruta.

Continuar con las verduras: con carne variada y añadir la yema del huevo duro (hervido) una vez a la semana.

Introducir los cereales con gluten, a preparar de igual manera que el resto de cereales.

Introducir yogur, queso fresco, pan y sémola de trigo. También sería posible dar galletas pero mejor no dulces.
10-12 meses

Introducir el pescado blanco (rape, lenguado, merluza…).


A partir de 12 meses

A partir de los 12 meses el bebé puede comer todo tipo de alimentos. Pero es mejor preparar las comidas sin grasas, sin sal y sin dulces y esperar a introducir la leche de vaca normal hasta los 18-24 meses de edad.

Continuar con la leche materna a demanda.

Introducir legumbres, frutos secos y el huevo entero.

No es bueno forzar al niño para comer, ni ahora ni más adelante. Deberíamos respetarlo y considerar su gusto diferente al nuestro.

¡Atención! Que el niño no se ahogue con trozos de comida al probar de comer él solito.

Share

Añadir un comentario

 (con http://)